Mantenimiento del edificio

Un edificio bien conservado dura más, envejece más dignamente y permite disfrutarlo más años. Al mismo tiempo, con un mantenimiento periódico, se evitan los fuertes gastos que habría que efectuar si, de repente, fuera necesario hacer reparaciones importantes originadas por un pequeño problema que se haya ido agravando con el tiempo. Tener los edificios en buen estado trae cuenta a sus propietarios.

 

Un edificio en buen estado ha de ser seguro. Es preciso evitar riesgos que puedan afectar a sus habitantes. Los edificios a medida que envejecen presentan peligros tales como el simple accidente doméstico, el escape de gas, la descarga eléctrica o el desprendimiento de una parte de la fachada. Un edificio en buen estado de conservación elimina peligros y aumenta la seguridad.

 

Cuando alguna Comunidad  nos lo requiera, enviaremos solicitud de presupuestos a todos los profesionales que colaboran con nosotros, consiguiendo de esta manera que el abanico de ofertas que llegue a la Comunidad, sea lo más amplio posible, con el beneficio que ello supondría.

 

Serán los propietarios los que reunidos en Junta decidirán el que más les convenga, y se le comunicará a la opción elegida.